Stealthing, ¿violación disfrazada de moda sexual?

Stealthing, ¿violación disfrazada de moda sexual? El nuevo juego del muelle es el stealthing, ¿pero hacer esto es violar a una mujer o no? Se abre el debate sobre esta peligrosa moda sexual.

En los últimos tiempos descubrimos que se ponen de moda prácticas sexuales cada vez más disparatadas e inseguras. Recuerda: usa protección siempre. Pero esta vez con el stealthing se han cruzado todos los límites. “Stealthing” significa “furtivo” o “sigilosamente” y vas a alucinar cuando te contemos en qué consiste. Esta moda sexual es tan simple como peligrosa: el hombre se quita el condón en medio de la relación sexual sin que la mujer (o el otro hombre en el caso de relaciones homosexuales) se de cuenta y sin tener su consentimiento. Esto puede provocar embarazo no deseado o contagio de ETS. ¿Es esto violación o no es violación?

La RAE define “violar” como “tener acceso carnal con alguien en contra de su voluntad o cuando se halla privado de sentido o discernimiento”, y en esta definición podrían escudarse algunos para defender la peligrosa moda sexual del stealthing. Ya tienen acceso carnal y después es cuando hacen algo que podría o no estar en contra de su voluntad, según sus defensores.

El stealthing fue descubierto en Estados Unidos tras una investigación publicada en ‘Columbia Journal of Gender and Law’ por Alexandra Brodsky como autora principal. Ella defiende que es una agresión sexual y debe tratarse como tal, además de advertir que se está propagando rápidamente por todo el mundo.

Alexandra cuenta: “lo que quería con este estudio es poner nombre y protagonistas a esta moda sexual que se repite con demasiada frecuencia”. El estudio comienza con el testimonio de una chica llamada Rebecca, que cuenta detalles sobre las llamadas que suele recibir últimamente en su trabajo, una línea de atención a víctimas de violación: “normalmente las historias de estas chicas que llaman comienzan igual. ‘No estoy segura de si es o no violación’, pero ellas se sentían violadas”. Como no saben si es violación o no, no denuncian. El violador se sale con la suya.

Lo más fuerte de esta moda del stealthing es que los hombres que lo practican lo defienden diciendo que están en su derecho de “difundir su semilla” por el mundo y que si una mujer se queda embarazada “se lo merece”. Hay foros en los que intercambian consejos para quitarse el preservativo sin que se note en medio del acto sexual o consejos para que los condones se rompan, como hacerles agujeros o meterlos en el congelador. El mundo nunca dejará de sorprendernos. Esta vez para mal, por desgracia.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR