Tidal / Jay Z y amigos se reúnen para anunciar nada y el mundo sigue girando

Jay Z, Madonna, Kanye West, Rihanna, Daft Punk y un no tan largo número de artistas más se reunieron anoche para presentar Tidal, el nuevo servicio de streaming capitaneado por el marido de Beyoncé. Para presentarlo, sí, a pesar de que la verdad sea que lleva semanas funcionando. Lo cierto es que cuando su web entraba en cuenta atrás, lo que imaginábamos es que anunciarían un volantazo que les hiciera llevar ventaja sobre el resto de plataformas de streaming. ¿La realidad? Pues es que lo que han anunciado es un bluff en toda regla a menos de que tu manera de escuchar música cumpla unos parámetros muy exactos.

https://www.youtube.com/watch?feature=player_detailpage&v=CmDq08HFNnw

 

¿Qué han anunciado oficialmente?

Un servicio de streaming capitaneado por artistas en el que no se hará uso del modelo gratuito financiado con publicidad, teóricamente, de modo que los artistas puedan cobrar más por cada escucha. A cambio, dos tarifas: la de 9,99 dólares, que te permite la escucha estándar de las canciones; y la de 19,99, que permite un sonido de alta fidelidad. Es decir, que las canciones tendrán un solido impoluto al no ser comprimidas a mp3. Además ofrecen vídeos en alta calidad.

https://www.youtube.com/watch?feature=player_detailpage&v=9q6iXyE6fSE

 

¿Qué es lo que llega al público?

Pues la sensación de que esto es lo mismo que cuando Youtube anuncia vídeos en calidad ultra-HD y tu pantalla no pasa de reproducir con decencia un 720p. ¿Qué más da que el audio esté en alta fidelidad si al final vas a escucharlo con unos altavoces que te costaron 18 euros en el Pryca, o con los auriculares que te regaló Renfe en tu último viaje a Benidorm? Nunca lo escucharás en alta fidelidad. Vamos, que o tienes tu salón como la parte trasera de un coche de MTV Tuning, o eso te va a seguir sonando a cassette de La Niña Pastori.

¡Anda, vídeos en alta calidad! Vamos a pagar 20 dólares por verlos, que Youtube está muy barato y su HD nos resulta de pobres.

 

¿Se van los artistas del resto de plataformas?

La respuesta, a menos de que la plataforma resulte un contundente éxito, es NO. Lo contrario sería un suicidio comercial, ahora que las listas cuentan las escuchas de todas las plataformas. Taylor Swift se puede permitir ser selectiva, porque su álbum ha vendido 8 millones; pero los artistas de números más reales, en torno a 2-3 no pueden permitirse ponerse exquisitos. Por ejemplo, si a Madonna le cuesta mantener el tipo con ‘Rebel Heart’ streaming incluido, imaginaos si decide que sólo pueda escucharse en Tidal. La siguiente semana desaparece del top50.

En cualquier caso, sería confuso que abandonaran el resto de plataformas sin abandonar Youtube, que al fin y al cabo ofrece también streaming (y es recontado en Billboard) de manera gratuita y financiada con publicidad. ¿No deberían también estrenar sus vídeos en Tidal y salir de Youtube? Lo dicho, en este momento sería un suicidio comercial, y hacerlo más adelante, si el proyecto funciona, de un hipócrita que nos fascinaría.

 

¿Qué necesitaba Tidal para arrancar con más impacto?

Menos vídeos de famosos explicando su funcionamiento, menos famosos firmando un contrato en directo, y más golpes de efecto: si Rihanna llega a lanzar su nuevo álbum en medio de la presentación, o al menos la mitad de él en streaming vía Tidal: hoy todo el mundo estaría, no solo hablando del proyecto, sino probándolo para escucharlo.

La presentación ha sido tan descafeinada, ha llegado tan tarde, que no hay Madonnas suficientes que nos hagan cambiar, por el momento, nuestra tarifa de 4,99 en Rdio. El tiempo dirá si quieren ser más ambiciosos y menos pretenciosos.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR