Se acabó: No veremos a Lydia Bosch lucir peluca de moño en 2016

“Has matado por nada”. Es probablemente lo que Lydia Bosch ha dicho a los guionistas y productores de ‘Sin Identidad’, al enterarse de que la serie terminará durante 2015, con la emisión de su segunda temporada. La estrategia, que también ha sido utilizada por ‘El Príncipe’ en Telecinco, tratará de dar a la ficción un final digno sin alargar la trama.

Que por un lado, lo agradecemos, pero por otro, ¿no hubiera sido lo más extender el ‘todo vale’ de la primera temporada a un ángulo mucho más amplio? Es que verdaderamente nos parece una pena no poder seguir tirando mucho más de la manta:

¿Y si Mercedes Dantés termina enterándose de que Lydia Bosch no es en realidad su madre adoptiva, sino que es la presidenta de la empresa de electrodomésticos que quiere robarle la humanidad y convertirla en nevera para venderla después a un magnate noruego? ¿Y si Miguel Ángel Muñoz fuera realmente el hijo de la difunta Victoria Abril, que a su vez renace para convencer al abogado irrelevante de comprar su álbum ‘Putcheros’ y eso se convirtiera en la trama central?

Existen tantas posiblidades que no se verán grabadas, que consideramos un error acabar con la serie. “Es el momento justo para que se termine. Si lo extienden más, la gente se va a sentir defraudada”, dice Miguel Ángel Muñoz sobre el final. “Esto es peor que ‘Juego de tronos’. Nunca se sabe, puede morir en cualquier momento cualquier personaje” dice Eloy Azorín.

Lo único que esperamos, y lo hacemos con ansia, es que se anuncie un mercado benéfico posterior con todas las pelucas de la serie a la venta. Pujaríamos por todas. TODAS. Pero sobre todo por la peluca moño de Lydia Bosch.

Bravo, Lydia.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR