‘RuPaul’s Drag Race’ [T5]: Bases y sombras

La quinta temporada de RuPaul’s Drag Race se acerca a su final, y los espectadores de Logo TV podrán ver esta noche el ya tradicional antepenúltimo episodio. En él, las tres finalistas participarán en el rodaje del videoclip ‘The Beginning’ de RuPaul. Las siguientes semanas veremos una recopilación de mejores momentos y tomas falsas del programa, y finalmente la coronación de la America’s next drag superstar. Hoy te adelantamos los que consideramos los diez puntos más destacables de la temporada.

10. Los escándalos. Para ser una jaula de locas, RuPaul’s Drag Race no abusa de los dramas y reserva las peleas para Untucked. Aún así, no viene mal alguna lagrimilla que otra, y en esta temporada Monica Beverly Hillz salió del armario como primera concursante transexual dentro del concurso. De lo único que se extrañaron sus compañeras y Ru es de que eso le supusiera algún problema. Concursantes de temporadas anteriores como Carmen Carrera y Sonique cambiarion de sexo tras su paso por el programa y son hoy mujeres heterosexuales, pero en esta ocasión fue la primera que una concursante ya entraba como transexual. Aunque no se menciona en el programa, fuera del plató se descubrió que Detox y Jade Jolie habían participado en vídeos porno, pero como bien respondió Alyssa Edwards cuando le preguntaron sobre ellas, “todo el mundo practica sexo, por eso estamos aquí, ¿no es así como alguna gente se hace famosa?”

9. Las operaciones de Detox. Más que La Agrado. Caderas, pectorales, abdominales, cejas, bolsas de los ojos, mejillas, mandíbula, hombros, bíceps y labios. Aclaró que una de las pocas cosas que no se ha retocado es la nariz. Barbra estaría orgullosa. Se lo contó a Alaska, quien confesó estar celosa y asegura que, si ella pudiera, se pondría los labios así:

Alaska

8. La amistad entre Ivy Winters y Jinkx Monsoon. No es de extrañar que estas dos reinas hayan conectado tan bien, ya que pertenecen al diminuto sector de concursantes que aún recuerda sentimientos como el amor y la lealtad. Fue bonito descubrir que los sueños de Jinkx, quien padece narcolepsia, están protagonizados por la dulce artista circense. Lamentamos que la relación no haya ido a más porque podrían haberse compenetrado muy bien. Jinkx derrocha una gran conocimiento sobre cultura pop que Ivy necesita, y alguien tiene que enseñar a Jinkx cómo maquillarse como una señorita.

7. La primera doble eliminación. ‘Oops!… I Did It Again’ no merece ser bailada con tanta desgana como si la estuviese bailando la propia Britney, y fue uno de los momentos más flojos de la temporada, por lo que aplaudimos que esa semana en lugar de una concursante eliminaran a dos. Cuando el lip sync está hecho con pasión se nota, y eso ocurrió durante la primera no-eliminación doble, el ‘Whip My Hair’ de Willow Smith con dos rivales y tres pelucas.

6. Super Troupers. En anteriores temporadas, las concursantes tuvieron que vestir de drag queens a gays de la época de Stonewall o padres heterosexuales. Este año contaron con soldados gays para el mismo reto, y este episodio nos recordó una lección de la vida que hemos aprendido con RuPaul’s Drag Race: no elijas lo más bonito para ti y lo peor para tu enemigo, o él triunfará y tú caerás. Alaska ganó el mini-challenge y como premio pudo asignar cada soldado a cada reina. Ella se quedó con el más guapo, alto y delgado, pero resultó ser el chico homosexual con menos pluma y gracia para caminar en tacones de EEUU.

5. Coco Montrese vs. Alyssa Edwards. La cara de Coco nos hizo recordar las palabras de Milan (temporada 4) más de una vez: “chica de color, ¿por qué tu base parece tiza?” Esta temporada empezó con más mal rollo de lo habitual por reunir a Coco Montrese y Alyssa Edwards, la Miss Gay America 2010 que perdió su corona por Coco. Esta anécdota pierde interés frente a los momentos tan divertidos que su rivalidad nos ha regalado, haciéndonos desear que ambas estuvieran en el mismo equipo a la hora de realizar los retos. Pasará a la posteridad el “look how fucking orange you are!” de Alyssa a Coco, cuando esta última se estaba maquillando con lo que podría ser el autobronceador de Lydia Lozano.

4. El jurado. Aunque plagado de famosos que rara vez conocemos quienes vivimos fuera de EEUU, la presencia de la hiperactiva Maria Conchita Alonso, The Pointer Sisters, La Toya Jackson y Chaz Bono subió el nivel. Michelle Visage merecía un premio vestida de Cher al lado de Chaz Bono quien, como nos recordó Alaska, “¡salió de la vagina de Cher!” RuPaul sigue mercedes-milándose y volviéndose loca con el permiso que le da ser la dueña del programa. Nos sorprende cada semana con su forma de pronunciar “just between us girls/gurls/goyals” además de dar rienda suelta a su lado drama queen cuando hace como si se emocionara y se le entrecortara la voz por las historias personales de las concursantes.

Roxxxy Andrews como Tamar Braxton

3. El desternillante y bochornoso a partes iguales Snatch Game. Las mejores respuestas de este año:

RuPaul: Finalmente Lady Gaga ha ido demasiado lejos. Se ha puesto un vestido hecho de…
Julia: Sobras de Madonna.
Roxxxy Andrews, caracterizada como Tamar Braxton: ¿A quién le importa? ¡Estoy tan cansada de oír hablar sobre esa perra!

Jinkx Monsoon se arriesgó mucho al caracterizarse como Little Edie, prima de Jacquie Onassis y protagonista del documental de culto Grey Gardens, pero a pesar de los comentarios de sus rivales, bordó el papel y esto le trajo la gloria. Hubo momentos muy flojos que estropearon la diversión, como una Celia Cruz que chocheaba y una Marilyn que parece no conocer su relación con Kennedy para hacer chistes.

2. Can I Get An Amen? Las concursantes compusieron y cantaron un single inspirado en canciones de los ’80 como ‘We Are The World’ o ‘Do They Know It’s Christmas?’ La canción, grabada a toda prisa, se encuentra actualmente en iTunes y Spotify con las voces tal y como sonaron en la primera toma. Excepto la de RuPaul, por supuesto, que sí pasó por autotune.

1. Lil’ Pound Cake. Durante el mini-challenge del tercer programa, las concursantes se agruparon por parejas y tuvieron que crear a partir de maniquíes sus propias Honey Boo Boos para arrasar en concursos infantiles de belleza. La ganadora indiscutible fue la hija de Alaska Thunderfuck y Lineysha Sparx. Alaska nos contó que su frase más característica es “no eres mi auténtico padre y nunca lo serás”. Le gusta conducir colocada y ser una auténtica cerda hija de p_ta.

Lil' Pound Cake

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR