Larga vida al POP, larga vida a La Casa Azul

En este país, para el que aquí os escribe, hay dos grupos que le han marcado desde alrededor de los 20 años hasta la fecha, y eso que han pasado trece años: Ellos, el grupo de Guille Mostaza y Santi Capote del que ya hablamos hace unas semanas, y La Casa Azul, el grupo imaginario de Guille Milkyway que ha conseguido entender el concepto del POP, en mayúsculas, casi como ningún otro grupo.

La Casa Azul nace como reacción ante la relación de Guille con una chica. Ya sabemos que a veces de los dramas amorosos salen joyas musicales. Las primeras noticias de este grupo las tenemos en formato maqueta ‘Te invito a mi fiesta’ (1998-9), ‘Canciones ligeras’ (1999) y ‘Galletas’ (1999).  Buena parte de estas canciones acabarían en el primer “disco” del grupo. Lo pongo entrecomillado porque técnicamente ‘El Sonido Efervescente de La Casa Azul’ (2000) se considera un mini LP por el número de canciones incluidas, aunque  por la mayor del público es conocido como su primer disco. El disco sería reeditado con nueva portada, y muchos extras en el 2006.

En la edición original ya veíamos que el grupo, formado por los misteriosos David, Virginia, Sergio, ClaraÓscar, aparecían reflejado en forma de dibujos creados por Gregorio Soria. Gregoria ha sido desde los comienzos la mano derecha de Guille en La Casa Azul, siempre ha estado en un segundo plano pero a él le debemos la dirección artística, y esas últimas dos giras espectaculares del grupo.

En ese disco se encontraba ‘Cerca de Shibuya, su primer gran éxito y canción que muchos conocimos en un programa radiofónico de la época, que ha regresado recientemente, llamado Viaje a los Sueños Polares.

Pasarían tres años, a finales del 2003 se publicaba el primer LP: ‘Tan Simple Como el Amor’. El grupo pasaba del dibujo animado a convertirse en personas de carne y hueso. Así se veía en el vídeo de ‘Superguay’, el primer clip del grupo y comienzo de una relación fructífera de Guille con Domingo González. Éste se dedicó a ir por las universidades, con la referencia de los dibujos de Gregorio, buscando el perfil que más se asemejara a sus características. Además varios temas de Milkyway, y este ‘Superguay’, entraron en la banda sonora del corto ‘Las Superamigas contra el Profesor Vinilo’

Con estas dos primeras referencias ya quedaba claro el buen gusto de La Casa Azul por temas luminosos musicalmente, y que jugaban a veces con un contraste: en ocasiones las letras eran amor puro, pero en otras la tragedia parecía que lo llenaba todo pese a esos ritmos que te animaban a cantar. Aunque este contraste lo veríamos aún más en sus dos últimos discos.

‘Tan Simple como el amor’ tenía varios éxitos, no sólo los singles que se editaron con sus vídeos luminosos. Tras ‘Superguay’ llegaría ‘Como un Fan’, en el que contaron con varios seguidores del grupo que se dedicaron a correr por las calles del centro de Madrid, y ‘El Sol no brillará ya nunca más’, que fue rodado entre medias del clip anterior. ‘Como un Fan’ fue editado como single con dos temas que no se habían publicado hasta el momento.

Cuatro años separaron este “primer disco” de su secuela. Guille Milkyway siempre había estado en un segundo plano, y la promoción la hacían los miembros del grupo. El problema fue que mucha gente no llegó a entender este concepto, o les costó pillarles el punto. Pero Guille quería dejar claro de que iba todo esto.

En 2007 llegaría ‘La Revolución Sexual’, su disco más positivo y en el que saca todas las armas para sobrevivir a la vida. El temaa que daba nombre al disco se convirtió en el más popular, hasta la fecha, de su carrera. Quizás ayudó que se presentara como candidato ser representante del Festival de Eurovision en el 2008 en el que quedó en un muy buen tercer lugar. Por ello el tema empezó a sonar en radios, discotecas, casas y cualquier lugar. Además en esta canción se revelaba que el grupo, en realidad, no eran personas, eran androides controlados por Guille Milkyway.

El disco era el más electrónico y más acelerado, pero con un impulso optimista. En esta gira decidió acompañarse por varios plasmas que daban una nueva concepción a sus directos, mucho más dinámicos, visuales… y que le hizo ganar un premio en el UK Festival Awards: Virtual Festivals ‘Critics’ Awards.

En ‘La Revolución Sexual’ nos encontramos con la muerte de los androides, a la vez que el final de su colaboración con Domingo González, en ‘Esta noche sólo cantan para mí’ Con él acababan años de colaboración fructífera, y La Casa Azul se entregaba a quien era de verdad: Guille Milkyway. Podéis ver toda esta relación director-artista en un especial de la MTV (Sí, de la MTV) del año 2008.

A partir de entonces ha trabajado con otros directores de clips, para este mismo disco tenemos una preciosa versión animada para ‘La Nueva Yma Sumac’ dirigido por Cocoe. Esta canción daría nombre al siguiente disco de La Casa Azul ‘La Nueva Yma Sumac: lo que nos dejó la revolución’ (2009), que se encargó de recoger versiones, directos, y curiosidades de esta última etapa revolucionaria del grupo.

Más adelante, avanzando el hasta ahora su último disco, nos encontramos a Nadia Mata Portillo dirigiendo el tema de ‘Todas tus Amigas’, donde nuevamente participaron varios seguidores del grupo.

Seguir la carrera de La Casa Azul es complicado porque, junto a todos los discos, ha ido realizando música para anuncios de televisión, su relación con Nesquik le ha hecho hacer dos jingles pegadizos, la cabecera del ‘Zon@ Disney’, o meter el tema ‘Yo también’ en la película del mismo nombre por la que ganó un Goya a la mejor canción original. Un momento muy emocionante para todos los seguidores del grupo.

‘Todas tus Amigas’ fue el avance de ‘La Polinesia Meridional’ (2011), un disco que por motivo de diversos proyectos se retrasó varios meses. Podemos decir que se convirtió en la cara B de ‘La Revolución Sexual’, pasamos de una positividad ante los problemas del mundo a llegar al “Todo está perdido, bailemos y follemos todo lo que podamos hasta que llegue el final”. Una oda al disfrute dentro del caos en el que nos encontramos.

Un disco que estaba lleno de “ese algo” que sólo tiene La Casa Azul, y que le acompañó con una de las giras más espectaculares a nivel de proyecciones que yo he visto en terreno español. Teniendo en cuenta que los presupuestos, además, suelen estar muy limitados, fue todo un disfruto para la vista. Lluís Domingo fue el encargado de ponerlo en marcha y Guille se rodeó de dos personas más en el escenario para hacer un concierto más completo.

Aunque la teoría era que en este disco se iba a hacer clips para la mayor parte de los temas, la realidad acabó que fueran dos clips, eso sí, muy bien realizados por Jean-Marie Marbach: ‘La Polinesia Meridional’ y ‘La Fiesta Universal’, que nos lanza a un Guille viviendo en una especie de limbo más allá del espacio.

Este 2014, si todo va según los planes de Elefant Records, tendremos una vez pasado el verano el que será el nuevo disco de La Casa Azul que lleva preparando desde hace mucho tiempo. Según una entrevista hace unos años, con él cerraría el círculo de los dos últimos discos creando una especie de trilogía.

Y sí, una vez terminado muchos os preguntaréis “¿Y aquella canción que hizo para…?, ¿Y la nueva producción de Nino Bravo?”, pero hay tanto de La Casa Azul que merecería directamente un libro más que un artículo como éste.

Larga vida al POP, larga vida a La Casa Azul.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR