Aquella otra Destiny’s Child termina en el psiquiatra

Las cosas en Destiny’s Child están de la siguiente manera:

1. Está Beyoncé, que lleva pelucas caras y sonríe ante la vida.

2. Está Kelly Rowland, que hizo un vídeo llamado ‘Dirty Laundry’ en el que hablaba de cuando estaba hundida.

3. Está Aquella Otra Destiny’s Child, que no anda mucho mejor que la Rowland.

De hecho, anda bastante peor, porque mientras Kelly se daba al vino de reserva en su clip, Michelle opta por ir a la consulta de un psiquiatra y hablar con ella de “oiga señora, estoy acabada, présenteme un kleenex”. Posiblemente, la psiquiatra trató de animarla diciéndole que ella era la reina del góspel-pop, que when Jesus say yes, nobody can say no; pero claro, Aquella Otra habrá tenido que responderse que Jesús decir, dice poco, porque tiene un lío de burocracia en el sistema que le está siendo imposible llegar a él.

De hecho, la cantante afirma que envío un burofax a Jesús hace unos meses, y que sólo la respondieron mediante un mail que decía: “todos nuestros ángeles están ocupados en este momento, por favor, espere a que alguno diga yes y nobody pueda decir no. Gracias.” Y mientras tanto, la pobre Michelle, con unas facturas telefónicas por los faxes que no son ni medio normales. De esta no la saca ni la psiquiatra, ni un comeback de Destiny’s Child.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR